Desde hace mucho tiempo, las personas utilizan las velas para decorar los espacios y dar un ambiente determinado dependiendo de los gustos e incluso de la temporada en la que nos encontremos. Según estudios, son millones de velas las que se encienden todos los días pero no muchos conocemos los procesos de fabricación y las consecuencias que puede traer esta práctica tan común. Es un negocio muy importante aunque no lo pareciera, ya que no se ha dado a conocer como el mundo de la moda, de los calzados e incluso de las joyas, en donde se encuentran colecciones cada temporada que marcan tendencia entre los usuarios, siendo un excelente ejemplo de constancia Rosa Tous.

En cuanto a la velas, también se presentan en colecciones durante las estaciones del año, las cuales poco a poco han aumentado su exposición hasta que se hacen un elemento indispensable en todos los hogares. Dependiendo del material de fabricación, pueden llegar a ser peligrosas para el planeta, otra razón por la cual se han popularizado, ya que son más las empresas que presentan productos amigables con el ambiente, que ofrecen excelentes resultados sin causar tantos daños. Las velas ecológicas o naturales son menos dañinas, teniendo un proceso de fabricación tan sencillo que se pueden hacer en casa, con resultados excelentes.

Comúnmente, en el mercado encontramos velas de parafina, fabricadas con un material derivado del petróleo que puede causar problemas de salud y ambientales, ya que estaremos quemando un material tóxico. Además, este es un combustible fósil cancerígeno que no se renueva, haciéndolo la opción menos recomendada para quienes desean invertir. Los riesgos pueden ser tales que se ha advertido a la Asociación Pulmonar Americana sobre los efectos, alertando de este modo a la población consumidora. Son de las más utilizadas en muchos lugares por su facilidad económica, en comparación a las que están hechas de grasa animal, las de cera de abeja e incluso las de aceite.

Otra de las razones por las cuales son más populares es por su color neutro, permitiendo un teñido sencillo y sin mayor inversión. Las velas hechas con cera de abeja se han convertido en una de las mejores opciones para los amantes de los olores en el hogar a todo momento, ya que no representan un peligro para la salud de tu familia y tienen un nivel de contaminación ambiental menor.

Son muchos los beneficios que se obtienen con las velas ecológicas o naturales, dentro de los que se puede mencionar la disminución de riesgo a las quemaduras, ya que las ceras naturales cuando alcanzan una temperatura baja, no causan las mismas quemaduras que si se tratara de un modelo tradicional. Es por eso que se han introducido en el mundo de los masajes, por su textura y facilidad de trabajo. Por otro lado, las velas de petróleo tienden a consumir más oxígeno al tiempo que expulsan más dióxido de carbono, algo que no sucede con los modelos de soja.

Leave a Reply