Al buscar elementos estimulantes que nos mantengan alertos durante el día rápidamente pensamos en la xantina y lo que involucra como el café, té o chocolate, que nos mantienen funcionando durante toda nuestra rutina, pero cuando llegamos a casa podemos tener la misma sensación estimulante o relajante gracias a los aromas y qué mejor que las velas para ambientar nuestro hogar. Son capaces de transformar un espacio completamente y llevarnos a otro estado mental de forma sencilla y eficaz.

Qué mejor que encontrar velas orgánicas, las cuales nos presentan una alternativa amigable con el ambiente. Anteriormente las velas unicamente se fabricaban con parafina, un derivado del petróleo que puede contaminar al momento de encenderse, pudiendo causar problemas para tu salud y la del ambiente. En las tiendas aún encontramos modelos convencionales, fabricadas con un combustible fósil no renovable, siendo el petróleo un material contaminante durante todo su ciclo de vida, desde que se extrae hasta que se usa y se desecha.

No solo dependen del petróleo para ser fabricadas, sino que generan las mismas sustancias contaminantes en tu hogar mientras las utilizas. Pruebas realizadas por la EPA o Environmental Protection Agency han demostrado como el humo de está velas contiene compuestos peligrosos, como el benceno, la acetona, tolueno y tetracloruro de carbono. La Asociación Americana del Pulmón advierte que estos tipos de vela pueden acumular cantidades significativas de tóxicos en nuestro hogar, aunque esto puede ser difícil para algunas personas que se consideran adictas a las velas y necesitan tener una encendida durante el día.

Si te preocupa tu salud y el impacto que pueden tener las velas en tu organismo puedes utilizar una variante como las velas orgánicas, dentro de las que destacan las velas de soja o las de cera de abeja. Las más conocidas son las de cera de abeja, las cuales tienen un color amarillo oscuro muy parecido a la miel y se extraen de los panales de abejas. Para quienes no quieren meterse con las abejas es recomendada la vela de soja, aunque cualquiera de estas dos opciones es una forma respetuosa a las velas de parafina.

Dentro de las ventajas que tienen este tipo de velas está la pigmentación que ofrecen, además de ser totalmente de origen vegetal, 100% naturales y no emiten ningún tipo de tóxico al aire durante su uso. Emite cantidades de CO2, pero de forma más respetuosa y saludable con el medio ambiente, también son un recurso renovable y no se fomenta por la industria petroquímica. Pueden durar 2 o 3 veces más que las velas convencionales de parafina, así como tienen un punto de fusión menor, reduciendo el riesgo de quemaduras y preserva los aceites esenciales que contenga.

Por tener el punto de fusión más bajo, hace que las velas se consuman en su totalidad, evitando desperdicios como en otros casos. Se pueden utilizar por su temperatura y procedencia en algunos tratamientos de belleza como los masajes, al mismo tiempo que la llama no ensucia muebles o paredes.

Leave a Reply